24/11/2020 numero usuarios registrados numero usuarios registrados 64 online numero usuarios registrados 17265
  
ver ruta Alto de Egozkue - Urdanaz - Burdindogi - Goitean
autor: Rey Bacaicoa, Javier
Fecha de realización: 09/03/2003
Última actualización: 19/01/2016 
 
mide
Método de Información de Excursiones
Riesgo del Medio Medio Hay más de un factor de riesgo
Dificultad en el Itinerario Itinerario Sendas o señalización que indica la continuidad
Dificultad en el Desplazamiento Desplazamiento Marcha por sendas escalonadas o terrenos irregulares
Cantidad de Esfuerzo Esfuerzo De 3 a 6 h. de marcha efectiva
ver ruta Forma: Circular
ver ruta Zona: Montaña Noreste
Descargar el track Descarga el track
Añadir a favoritos Añadir a Favoritos
Recorrido realizado He realizado el recorrido
Contactar con el autor Contactar con el autor

Distancia
14,81 km
Tiempo
4 h 06 '
Km Pista
0 km
Km Senda
14,81 km
Desnivel Máximo
 
358 m
   
Tramo máx de ascenso 208 m Acumulado de ascenso 640 m
Tramo máx de descenso 228 m Acumulado de descenso 640 m
   
 
Opiniones (1)

Alto de Egozkue - Berdegi - Urdanaz - Burdindogi - Goitean - Alto de Egozkue(recorrido)

Descripción General de la ruta

Lo que iba a ser una revisión de la ruta 9003 (Puerto de Egozkue - Burdindogi), después, sobre el terreno, se convirtió en una ampliación del recorrido. Por ello, sin dejar de revisar el itinerario anterior, ofrecemos aquí una ascensión triple.
Inicialmente partimos del punto más alto de la carretera que une Egozkue e Iragi, el alto o Puerto de Egozkue (896 m). Ascendemos hasta las lomas de Berdegi, visitando la cota si es nuestro deseo. Descendemos después al collado (Usator) que forma éste con Urdanaz. Sin camino, pero por terreno claro y sencillo, ascendemos Urdanaz. Descendemos, por el otro lado, hasta el collado de Karatongo. Aquí tomamos camino hacia Burdindogi. Tras ascender éste bajaremos a otro collado (Leateko Lepoa) para subir a Goitean. Ahora regresamos, pero lo hacemos por caminos menos ondulados que rodean, sobre todo, Urdanaz.
La excursión compensa el esfuerzo con muy hermosos paisajes, tanto en la lejanía como en los pequeños y recoletos rincones dignos de disfrutarlos con un alto en el camino. Entre ellos destaca la ermita del Santo Cristo de Burdindogi y la campa herbosa que la rodea.