13 de diciembre 2019 numero usuarios registrados numero usuarios registrados 262 online numero usuarios registrados 15686
  
ver ruta Rasos de Viloria
autor: Rey Bacaicoa, Javier
Fecha de realización: 16/05/2010
Última actualización: 12/06/2010 
 
mide
Método de Información de Excursiones
Riesgo del Medio Medio Hay más de un factor de riesgo
Dificultad en el Itinerario Itinerario Sendas o señalización que indica la continuidad
Dificultad en el Desplazamiento Desplazamiento Marcha por caminos de herradura
Cantidad de Esfuerzo Esfuerzo De 3 a 6 h. de marcha efectiva
ver ruta Forma: Circular
ver ruta Zona: Tierra Estella
Descargar el track Descarga el track
Añadir a favoritos Añadir a Favoritos
Recorrido realizado He realizado el recorrido
Contactar con el autor Contactar con el autor

Distancia
15,44 km
Tiempo
3 h 48 '
Km Pista
11,72 km
Km Senda
3,72 km
Desnivel Máximo
 
451 m
   
Tramo máx de ascenso 320 m Acumulado de ascenso 458 m
Tramo máx de descenso 82 m Acumulado de descenso 465 m
   
 
Opiniones (1)

Viloria - Rasos de Viloria - Viloria(recorrido)

Descripción General de la ruta

Viloria en el valle de Lana, es la patria de Tasio, el carbonero que inspiró la película homónima. Situado en este encantador vallecito cerrado, cercano a Galbarra, el pueblo queda justo bajo las estribaciones de la sierra de Lokiz.
Varios caminos suben a la sierra en sentido este. Pero la mayor parte están ya en desuso. Una pista, amplia, preparada para acercarse con vehículo, mantiene la comunicación con la sierra, en una zona más o menos compartida con Ollogoien, situado al otro lado.
En lugar de subir por ella, este recorrido enlaza sendas que ganan la altura por barrancos erosionados para asomarse a la altura y encontrar la pista cuando ésta se acerca a los rasos.
Al llegar a la parte superior encontramos una cima, la de Rasos de Viloria, que no suele citarse en publicaciones montañeras, pero que domina el entorno con un hermoso paisaje. Desde la misma podemos divisar hacia el norte el otro lado de Lokiz y la zona de Amescoas, y hacia el sur oteamos los límites de Navarra con Alava.
A lo largo de la excursión vamos cambiando de entorno, primero por campos cultivados, después por carrascales en terrenos erosionados, y más adelante por hayedos, rasos, algún que otro rodal de pinos de repoblación. Finalmente, cuando retomamos la pista para regresar por las laderas del sur, encontramos un encinar maduro y desarrollado que hace las delicias de nuestro regreso.
Una excursión interesante y poco habitual.